HIPERTIROIDISMO E HIPOTIROIDISMO

Hipertiroidismo

Hipertiroidismo se refiere a cualquier condición en la cual se produce demasiada hormona tiroidea en el organismo. En otras palabras, la glándula tiroides está hiperactiva.

 

Los síntomas comunes incluyen:
  • Dificultad para concentrarse.
  • Fatiga.
  • Deposiciones frecuentes.
  • Bocio (tiroides visiblemente agrandada) o nódulos tiroideos.
  • Pérdida del cabello.
  • Temblor en las manos.
  • Intolerancia al calor.
  • Aumento del apetito.
Los adultos mayores pueden tener síntomas sutiles, como aumento de la frecuencia cardiaca, aumento de la sudoración y cansancio

Si el hipertiroidismo es provocado por la enfermedad de Graves, es posible que también tenga oftalmopatía de Graves, un trastorno que afecta los ojos. Estos síntomas pueden aparecer antes o después de los síntomas de hipertiroidismo, o al mismo tiempo que éstos. En el caso de la oftalmopatía de Graves, los músculos que están detrás de los ojos se hinchan y empujan los glóbulos oculares hacia adelante. A menudo, los glóbulos oculares sobresalen realmente de su posición normal. Las superficies frontales de los glóbulos oculares pueden secarse, enrojecerse e hincharse. Es posible que note un lagrimeo excesivo o molestias en los ojos, sensibilidad a la luz, visión borrosa o doble, y menos movimiento de los ojos.

 

¿Cuál es la causa del hipertiroidismo?
La causa más frecuente (en más del 70% de las personas) es la sobreproducción de hormona tiroidea. Esta condición también se conoce como enfermedad de Graves. La enfermedad de Graves es causada por anticuerpos en la sangre, los cuales estimulan a la glándula tiroides a crecer y a segregar exceso de hormona tiroidea. Este tipo de hipertiroidismo  es más frecuente en mujeres jóvenes. Se sabe muy poco el por qué algunas personas adquieren esta patología. Otra clase de hipertiroidismo se caracteriza por una o varias protuberancias en la tiroides que pueden crecer gradualmente y aumentar su actividad, de modo que la cantidad de hormona tiroidea liberada en la sangre es mayor que lo normal. Esta condición se conoce como Bocio tóxico nodular o multinodular. También, las personas pueden tener síntomas temporales de hipertiroidismo si tienen una afección llamada tiroiditis. Esta es causada por un problema con el sistema inmune o una infección viral que hace que la glándula libere hormona tiroidea.

¿Cómo se diagnostica el hipertiroidismo?
Un simple examen físico generalmente detectará una glándula tiroidea grande y un pulso rápido. El médico también buscará piel húmeda y suave y temblor de los dedos. Sus reflejos probablemente estarán aumentados, y sus ojos también pueden presentar ciertas anormalidades si usted tiene la enfermedad de Graves.

Se confirma con pruebas de laboratorioque miden la cantidad de hormonas tiroideas –tiroxina (T4) y triyodotironina (T3)- y hormona estimulante de la tiroides (TSH) en la sangre. Un nivel alto de hormonas tiroideas, unido a un nivel bajo de TSH es común cuando la glándula esta hiperactiva. Si las pruebas de sangre demuestran que su tiroides está hiperactiva, su médico quizás quiera obtener una imágen de su tiroides (un centellograma tiroideo). El centellograma averiguará si toda su glándula está hiperactiva o si usted tiene un bocio tóxico nodular o una tiroiditis (inflamación de la tiroides). Al mismo tiempo se puede hacer una prueba que mide la capacidad de la glándula de almacenar yodo.

¿Cómo se trata el hipertiroidismo?
No existe un tratamiento único que sea el mejor para todos los pacientes con hipertiroidismo. El tratamiento que el médico seleccionará dependerá de la edad del paciente y el tipo de hipertiroidismo que se padece, la severidad del hipertiroidismo y otras condiciones médicas que puedan afectar su salud.

El hipertiroidismo generalmente se trata con uno o más de lo siguiente:
Drogas anti tiroides: Drogas conocidas como agentes anti tiroideos. Metimazol (Tapazol) o propiltiouracilo (PTU) pueden ser recetados si su médico decide tratar el hipertiroidismo obstruyendo la capacidad de la glándula tiroides de producir hormona tiroidea. Estas drogas funcionan bien para controlar la glándula hiperactiva, controlar el hipertiroidismo rápidamente sin causar daño permanente a la glándula tiroides.
Yodo radioactivo: Otra manera de tratar el hipertiroidismo es dañando o destruyendo las células tiroideas que producen hormona tiroidea. Como estas células necesitan yodo para reproducir hormona tiroidea, ellas captarán cualquier forma de yodo que esté en la sangre, sea éste radioactivo o no. El yodo radioactivo utilizado en este tratamiento se administra vía oral, usualmente en forma de cápsula pequeña que se toma una sola vez. Una vez que se traga el yodo radioactivo penetra en la corriente sanguínea y es captado rápidamente por las células tiroideas hiperactivas.
Cirugía: Su hipertiroidismo puede ser curado en forma permanente removiendo quirúrgicamente la mayor parte de su glándula tiroides. Usualmente, durante unos días antes de la cirugía, el cirujano puede indicar tomar unas gotas de yodo no radioactivo- bien sea yodo Lugol o yoduro de potasio sobresaturado. Este yodo adicional reduce el suministro de sangre a la glándula tiroides haciendo la cirugía más fácil y segura.
Betabloquadores: Sin importar cual de estos tres métodos de tratamiento reciba para su hipertiroidismo, el médico podrá prescribir una clase de medicamentos conocidos como agentes betabloqueadoress, los cuales obstruyen la acción de la hormona tiroidea en el cuerpo. Generalmente estos medicamentos le harán sentir mejor en cuestión de horas, aun cuando ellos no cambian los niveles de hormona tiroidea en la sangre. Estas drogas pueden ser extremadamente útiles en reducir su frecuencia cardiaca, los temblores y el nerviosismo hasta que una de las otras formas de tratamiento haya tenido la oportunidad de ejercer su efecto.

En el caso de sufrir hipertiroidismo, la mujer que lo padece sufre una pérdida excesiva de peso y de masa muscular. La alimentación a seguir debe ser equilibrada y sobretodo que aporte una gran cantidad de energía.

Productos lácteos. Es importante incluir en la dieta diaria productos lácteos como el queso, el yogur o la leche. Empieza la mañana con un gran vaso de leche o combinando un yogur con frutos secos y frutas. En las ensaladas puedes añadir queso y aportar a tu organismo una gran cantidad de nutrientes.

Alimentos ricos en proteínas. Tu organismo debe recibir un gran cantidad de proteínas ya se a en forma de huevos, carne o pescado. Estas proteínas te ayudarán a coger algún kilo de más y a reponerte perfectamente.

Frutos secos. Los frutos secos aportan  energía y tienen un gran aporte calórico por lo que son alimentos perfectos en el caso de que sufras hipertiroidismo.

Pan y galletas. Siempre que sean integrales puedes incorporar el pan y las galletas a tu desayuno o tu merienda.

 

Los que vamos a mencionar a continuación, son alimentos que deberían evitar los enfermos de hipertiroidismo, ya que estimulan la producción de hormonas en la tiroides (también se conocen como alimentos hipertiroidales). En general, vamos a ver que se trata de alimentos con mucho contenido en yodo.

– Diferentes alimentos con yodo que hay que evitar: El ajo, la avena, el coco, la avellana, las fresas, soja, girasol, lentejas, tomates, manzanas, mangos, dátiles, pistachos, anacardos, nueces del Brasil, piñas, guisantes, almendras, albaricoques, espinacas, habas y maíz.
– Hierbas o especies que deberían evitarse: El hinojo, hisopo, hiedra terrestre, ginseng y la canela.
– En general, las algas marinas contienen mucho yodo, especialmente la especie Fucus vesiculosus.
– El marisco, pues es de los alimentos de origen animal mas ricos en yodo.

Hipotiroidismo

Se presenta cuando la glándula tiroides NO produce suficiente hormona tiroidea. El hipotiroidismo es la enfermedad más frecuente del tiroides, afectando 3 – 5 % de toda población.

Causas
La causa más común de hipotiroidismo es una enfermedad autoinmune llamada tiroiditis de Hashimoto. Normalmente, los anticuerpos que el sistema autoinmune produce ayudan a proteger el cuerpo contra el virus, bacterias y otras sustancias extrañas para el mismo. En la tiroiditis de Hashimoto, los anticuerpos atacan la tiroides y no permiten que esta produzca una cantidad suficiente de hormona.

  • Otras causas comunes del hipotiroidismo son:
    Enfermedad congénita– Aproximadamente 1 de cada 3,000 lactantes nacen con un defecto en la tiroides o sin tiroides.En varios paises requieren que en todos los neonatos se analice la presencia de problemas de tiroides.
    Trastorno de hipófisis- La hipófisis (llamada también glándula pituitaria) produce una hormona estimulante del tiroides (tirotropina) que le indica a la glándula tiroides cuanta hormona tiroidea debe producir. Un trastorno de la glándula pituitaria puede impedir que esta glándula produzca la cantidad correcta de hormona estimulante de la glándula tiroides.
    Embarazo- Algunas mujeres desarrollan hipotiroidismo durante o después del embarazo, puesto que sus cuerpos producen anticuerpos que atacan la glándula tiroidea. Si esta condición no se trata, el hipotiroidismo puede poner en peligro la salud tanto de la madre como del bebé.
    Deficiencia de yodo- El yodo es un oligoelemento que el cuerpo usa para producir hormonas tiroideas. En los Estados Unidos de América, a la sal de mesa se le ha añadido yodo para asegurarse de que todo el mundo obtenga una cantidad suficiente de este oligoelemento.
    -Usted tiene mayor riesgo de desarrollar hipotiroidismo si usted:
    -Tiene un familiar cercano que padece una enfermedad autoinmune
    -Ha sido tratado con yodo radioactivo o con medicamentos anti tiroideos
    -Ha recibido radioterapia en su pecho o en la parte superior de su pecho
    -Ha tenido cirugía en la glándula tiroides

 

Síntomas iniciales:
  • Heces duras o estreñimiento.
  • Aumento de la sensibilidad a la temperatura fría.
  • Fatiga o sentirse lento.
  • Períodos menstruales abundantes o irregulares.
  • Dolor muscular o articular.
  • Palidez o piel reseca.
  • Tristeza o depresión.
  • Pelo o uñas quebradizas y débiles.

Diagnóstico
Si el paciente tiene síntomas de una tiroides menos activa de lo normal, el médico le hará pruebas de sangre para medir los niveles de hormonas tiroideas y de hormona estimulante del tiroides (tirotropina). Algunos médicos recomiendan que a las mujeres mayores de edad se les haga una prueba para hipotiroidismo durante los exámenes físicos de rutina. También algunos recomiendan que la prueba se le haga a las mujeres embarazadas y a las que están pensando quedar embarazadas.

Tratamiento
El hipotiroidismo  si no se trata, puede llevar a enfermedades graves del corazón (cardiomiopatía, insuficiencia cardiaca), así como a una situación gravísima que se llama coma mixedematoso, que suele desencadenarse por estrés, enfermedades concomitantes o cirugía en un hipotiroideo severo previo, y que hay que tratar hospitalariamente con hormonas tiroideas intravenosas.

Por lo demás, el tratamiento del hipotiroidismo consiste en la reposición de las hormonas tiroideas con la hormona sintética levotiroxina. La cantidad diaria necesaria suele estar entre 100-150 microgramos. Tras seis semana de tratamiento, se miden, los niveles de hormonas tiroideas y de la hormona hipofisaria TSH. El objetivo del tratamiento no es tanto mantener un nivel hormonal de hormonas tiroideas como mantener un nivel normal de TSH, que es lo prioritario.

En el caso de que sufras hipotiroidismo, los síntomas más comunes son el cansancio, la fatiga, la somnolencia e incluso un aumento considerable de peso.

Se debe consumir:

Carnes magras. Debes comer unas 3 veces por semana carnes como pavo, pollo o ternera. Incluye también un poco de pescado azul y huevos.

Productos lácteos desnatados. Para evitar el exceso de grasa, todos los productos lácteos que consumas deben ser desnatados.

Frutas y verduras. Alimentos como las frutas y verduras frescas no pueden faltar en tu dieta diaria ya que aportan una gran cantidad de nutrientes muy importantes para tu organismo.

Agua y otras bebidas. Es importante que bebas mucha agua cada día junto con infusiones y zumos naturales.

Se debe evitar:

1. Soya. Se recomienda moderar el consumo de soya porque contienen fitoestrógenos de origen vegetal. Estos alteran la función de la tiroides.

2. Brócoli. La digestión de este vegetal podría bloquear la capacidad de la tiroides para absorber yodo, esencial para la función normal de la tiroides. Lee recomienda limitar su consumo.

3. Gluten.  El gluten irrita el intestino delgado y dificulta la absorción de los medicamentos de reemplazo de la hormona tiroidea. Esta es una proteína que se encuentra en alimentos procesados a base de trigo, cebada, centeno, entre otros.

4. Azúcar. Se deben evitar los alimentos con cantidades excesivas de azúcar porque es aportan gran cantidad de calorías sin nutrientes. Lo mejor es reducir la cantidad o intentar eliminar por completo de la dieta.

5. Fibra. Aunque es esencial para la buena alimentación, excederse en el consumo complica el tratamiento del hipotiroidismo. Se sugiere que los adultos consuman entre 20 a 35 gramos al día, si se excede esta recomendación podría alterar el trabajo del sistema digestivo.

 

[Total:0    Promedio:0/5]
Quiero Recibir GRATIS el eBook
Enfermedades de las Articulaciones

0Shares