Hipotiroidismo y Líbido

En la conducta sexual humana y la respuesta sexual están involucrados una serie de factores neurológicos, fisiológicos, hormonales y vasculares además de la compleja interacción de aspectos psicológicos, afectivos y de relaciones sociales.

Las hormonas tiroideas son fundamentales para casi todas las funciones del organismo

Con el hipotiroidismo el organismo sufre una carencia de hormonas tiroideas, entre otras, la alteración en la producción de hormonas sexuales por parte de los ovarios, además de problemas en el transporte sanguíneo y el metabolismo de estas hormonas. En las mujeres con hipotiroidismo existe una disminución de las proteínas que transportan las hormonas sexuales (SHBG) en la sangre y también está trastornado el metabolismo de los estrógenos.

Estas disfunciones hormonales, junto con los efectos del hipotiroidismo en el cerebro y los cambios en el estado de ánimo conllevan al desarrollo de trastornos en la respuesta sexual  femenina. Si el hipotiroidismo se prolonga durante años sin tratamiento se pueden sumar también factores vasculares.

 

La amenorrea en el hipotiroidismo es solo una de las posibles alteraciones de la regla que puede sufrir una mujer en edad fértil. El hipotiroidismo afecta la función de los ovarios y la reproducción.

La regulación de la función de los ovarios por las hormonas de la hipófisis sufre alteraciones de mayor o menor grado según la magnitud y la duración del hipotiroidismo, teniendo también diferentes consecuencias según la edad.

A pesar de la poca información publicada sobre la disfunción sexual femenina en el hipotiroidismo, existen datos que muestran que un porcentaje significativo de mujeres con hipotiroidismo clínico y subclínico tiene una baja de la líbido y afectación en la salud reproductiva, como irregularidades en el ciclo  menstrual, complicaciones del embarazo, parto y postparto

Un estudio reciente relaciona el hipotiroidismo no tratado con la disminución de la líbido en las mujeres y  baja de la excitación y lubricación vaginal.

En los casos de hipotiroidismo clínico, se observó que el aumento de la prolactina y del colesterol, además de la depresión, contribuyen a las manifestaciones de disfunción sexual femenina.

El diagnóstico oportuno del hipotiroidismo y su tratamiento, puede contribuir notablemente a la recuperación de la calidad de vida de las mujeres en muchos aspectos, entre los que se incluye el poder tener una vida sexual satisfecha.

[Total:0    Promedio:0/5]
Quiero Recibir GRATIS el eBook
Enfermedades de las Articulaciones

0Shares