Cistitis y Cranberry

Cistitis es el término médico para la inflamación de la vejiga que la mayoría de las veces es causada por una bacteria. Una infección en la vejiga puede ser dolorosa y molesta, y puede volverse un problema de salud grave si se disemina a los riñones. Las mujeres son las que más sufren episodios de cistitis debido a que la uretra es muy corta y facilita la entrada de las bacterias causantes de la misma, especialmente la E. Coli. El uso de tampones y otros productos para la higiene íntima con determinados componentes, así como el sudor, también son factores de riesgo. Según un estudio español publicado en BMC Urology:

  • El 37% de las mujeres sufre al menos un episodio de cistitis durante su vida
  • De ellas, el 20% vuelven a padecerlo en los dos siguientes meses debido a una mala curación de la infección, resistencia a los antibióticos o pobres hábitos de higiene.
  • Entre el 50 y 60% de las mujeres premenopáusicas sufre alguna infección del tracto urinario (el 90% de las cuales son cistitis)
  • El pico de incidencia se observa entre los 18 y los 39 años, coincidiendo con la edad de máxima actividad sexual en la mujer.

El arándano rojo americano, conocido también como Cranberry es valorado por sus propiedades antibacterianas y benéficas para salud de las vías urinarias gracias a su contenido de proantocianidinas (PAC).

El arándano rojo americano contiene componentes inorgánicos como agua y sales minerales y componentes orgánicos como la glucosa, la fructosa, proteínas, ceras, pectina, vitamina C y A, taninos y ácidos orgánicos. Entre esos taninos se encuentran las proantocianidinas (PAC), constituidas por catequinas unidas por al menos una unión de tipo A.

Este fruto posee una actividad antiadherente que dificulta que las bacterias (especialmente la bacteria Escherichia coli (E.coli)que como mencionamos es la responsable de la mayoría de infecciones urinarias) se fijen a las células uroepiteliales de la vejiga.

Esa propiedad antiadherente está mediada por dos sustancias. Por un lado, la fructosa inhibe la adherencia de E.coli fimbriada tipo 1 (aquellas que se expresan en casi todas las cepas de esta bacteria, sean uropatógenas o no) y existe un segundo inhibidor que se encarga de la adherencia de la E.coli tipo P, la llamada manosa resistente.

 

Las PAC tipo A producen una deformación bacteriana, inhiben la expresión de fimbrias responsables de la adherencia de la E.coli y provocan un cambio en el potencial eléctrico de la superficie de la bacteria.

Una investigación realizada en los hospitales Quirón y General Universitario de Valencia y publicada en BMC Urology comprobó que el consumo de proantocianidinas (PAC)  o lo que es lo mismo, el consumo de Cranberry, previene los episodios de cistitis, Durante el ensayo se produjo una disminución del 75% en el número de infecciones urinarias después de 3 meses de ingesta de estos productos y de hasta el 93% seis meses después.

Se recomienda a las mujeres, tengan o no infección urinaria tomar cápsulas de cranberry de al menos 800 mgr, una vez al día y especialmente auellas que han tenido episodios repetidos de infecciones urinarias

Otras recomendaciones es asearse muy bien después de las relaciones sexuales, ir al baño cuando se tenga ganar de orinar y no aguantar innecesariamente. Se sugiere a las mujeres aprovisionarse de protectores desechables para el sanitario.

[Total:0    Promedio:0/5]
Quiero Recibir GRATIS el eBook
Enfermedades de las Articulaciones

0Shares