Disfunción Sexual Femenina

La sexualidad es un concepto  enredado en el cual entran muchas variables orgánicas, hormonales y culturales controladas por sistemas intrínsecos del organismo humano, como el vascular, el sistema endocrino y el sistema neurológico. Los estudios sobre la sexualidad humana se han centrado en su mayoría en el sexo masculina y pocos en la sexualidad de la mujer, por esta razón es necesario profundizar más en la sexualidad femenina, ya que hay varios  estudios que han demostrado que cambios en  ámbito sexual en las mujeres producen un impacto negativo en su calidad de vida y en su salud mental y física.

La disfunción sexual femenina (DSF) es un trastorno causado por una de las siguientes cuatro variables: el deseo, la excitación, el orgasmo y/o el dolor durante la relación sexual, lo cual genera mucho estrés personal y tiene impacto en la calidad de vida y las relaciones interpersonales. Su etiología es multifactorial, debido a sus diversos componentes. Es importante recopilar información sobre la sexualidad femenina, la cual será clave para el diseño de intervenciones en salud sexual.

La prevalencia de DSF descrita oscila entre 38%-6. Dentro de los factores relacionados con la DSF están la edad y la menopausia: las mujeres postmenopáusicas reportan una frecuencia alta de disfunciones sexuales, aun mayor que la de los hombres de la misma edad. Al comparar mujeres de 30 años con mujeres de 60 años, aumenta significativamente la prevalencia de síntomas de trastorno orgásmico del15,2% al 32,2%, del deseo sexual de 27,7% al 57,9%, de falta  de excitación del 29,7% al 57,9% y  de lubricación del 12,5% al 51,2%. Otras relaciones halladas en los estudios son fumar, el  estado marital, el nivel de educación, la religión, el trabajo, la raza, una enfermedad preexistente y la depresión.

La pérdida de la libido, una relación sexual dolorosa y la dificultad para lograr un orgasmo es causa de no poca preocupación en muchas mujeres. Las causas físicas posibles incluyen los efectos secundarios de medicamentos como antidepresivos o sedantes, insuficiencia hormonal, o insuficiencia suprarrenal. Las mujeres que experimentan una disfunción sexual deben consultar con su médico para tratar de encontrar la causa, ya que el problema puede indicar un trastorno más serio. Las mujeres que presentan la disfunción temen hablar directamente con su pareja sobre su condición y explicarle abiertamente qué le está sucediendo. Entre los dos probablemente podrán encontrar soluciones que pueden empezar por observación de los cuerpos, caricias y reconocimiento, aún sin tener que llegar a una penetración. La mujer debe desinhibirse y aceptar por ejemplo algunas caricias en el clítoris para ver si experimenta alguna sensación. Esta desinhibición ayudará psicológicamente a mejorar la condición. Por su parte el hombre debe tener mucha paciencia y comprender la situación.

Los tratamientos convencionales actuales para la disfunción sexual dependen de su causa; asesoría cuando la causa es psicológica; cambiar o reducir las dosis de medicamentos, cuando estos son los responsables; terapia de reemplazo hormonal cuando hay una deficiencia; tratar la causa de un coito doloroso; y corregir la insuficiencia suprarrenal. Los medicamentos para la disfunción sexual se encuentran, en la actualidad, bajo una activa investigación. Algunas opciones útiles, ocasionalmente, entre aquellas que están disponibles en la actualidad incluyen la amantadina, la ciproheptadina, la buspirona, la nefazodona, el sildenafil y la bupropiona.

Tratamientos Naturales Propuestos

A pesar que no existe una evidencia certera de estos tratamientos naturales para la disfunción sexual, varias substancias han demostrado resultados promisorios en pruebas preliminares. Estas incluyen la DHEA. el  Ginkgo biloba, el Ginseng, la L-Arginina, la Maca Roja y la Damiana.

Alguna evidencia sugiere que la hormona DHEA (dehidroepiandrosterona) puede ser útil para mejorar la función sexual en mujeres mayores, pero no en mujeres jóvenes.

La DHEA es producida por las glándulas suprarrenales. Los niveles de DHEA declinan naturalmente con la edad y caen de forma precipitada en casos de una insuficiencia suprarrenal. Debido a que ambas; personas ancianas y aquellas con insuficiencia suprarrenal reportan una baja en la libido, varios estudios han examinado si el suplemento de DHEA puede aumentar la libido en estos grupos.

Un ensayo, doble ciego controlado con placebo de 12 meses de duración evaluó los efectos de la DHEA (50 mg diarios) en 280 mujers entre las edades de 60 a 79 años. Los resultados mostraron que las mujeres mayores de 70 años experimentaron una mejoría en la libido y en la satisfacción sexual. No se observaron beneficios en mujeres jóvenes. Otras dos pruebas tampoco encontraron beneficio, pero abarcaron mucho menos personas y duraron un período más corto de tiempo.

Además, dos pequeños estudios doble-ciego controlados por placebo probaron si una sola dosis de 300 mg de DHEA podría incrementar el deseo sexual en mujeres pre- o postmenopaúsicas respectivamente.  Los resultados indicaron de nuevo que la DHEA es efectiva en mujeres mayores pero no en mujeres jóvenes.

Un estudio doble-ciego controlado por placebo de 4 meses de duración, con 24 mujeres con insuficiencia suprarrenal encontró que 50 mg diarios de DHEA (junto con el tratamiento estándar para la insuficiencia suprarrenal) mejoró la libido y la satisfacción sexual.  La DHEA no se receta generalmente para individuos con insuficiencia suprarrenal, pero este estudio sugiere que así debe ser.

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo de la DHEA.

Una prueba doble ciego controlada por placebo evaluó una terapia de combinación que contenía el aminoácido arginina : Las plantas  ginseng , ginkgo y damiana ; y multivitamínicos y minerales. Los investigadores abarcaron un total de 77 mujeres entre los 22 y 71 años de edad y las evaluaron durante 4 semanas. Todas las participantes se quejaron de una función sexual pobre.

Los resultados demostraron una puntuación de satisfacción sexual superior en el grupo de tratamiento comparado con el grupo de placebo. Algunos de los beneficios específicos parecen incluir el estímulo a la libido, aumento en la frecuencia del coito y los orgasmos, una mejor lubricación vaginal y aumento de la sensación del clítoris.

Varios reportes de casos y estudios sin control aumentaron las esperanzas de que la planta Ginkgo biloba podría ser un tratamiento efectivo para la disfunción sexual inducida por antidepresivos.

Entre las vitaminas son muy importantes la vitamina C y todo el complejo B.

Otros Tratamientos

Otra planta muy utilizada y que dado excelentes resultados para el aumento de la líbido es la Maca Roja. Para ambos sexos, la Maca, puede ser usada como un suplemento nutricional, siendo además el mejor estimulante natural para la libido. La planta también es llamada ‘ Ginseng’ peruano o ‘ Viagra’ peruano.

De todos los anteriores se consiguen muy buenos suplementos en el mercado

Les recomedamos NO tomar Yohimbe ya que aunque ha sido promovida por sus efectos afrodisiacos tiene muchos efectos colaterales negativos.

Como siempre recomendamos consultar con el medico antes de tomar cualquier medicamento así sea de origen natural.

[Total:1    Promedio:5/5]
Quiero Recibir GRATIS el eBook
Enfermedades de las Articulaciones

0Shares